Tertulias de Politica

No había previsto en este blog una categoría para política, aunque siempre ha algo en casi todas mis paginas. Incluso en el 95 intenté crear un archivo de documentos políticos. Posiblemente algo de influencia mutua habrá, entre los temas que me han interesado en investigación y las cuestiones políticas. Asi que por lo menos conviene hacer un post para encuadrar el asunto. Más adelante ya veremos.

Y el asunto es que buscando en las news (los foros, para novatos) y listas de email asuntos sobre anarquismo, acabe conociendo a unos cuantos matemáticos españoles próximos a la Idea. En un foro se planeaba una lectura semanal del libro “De Dios”, de Agustin Garcia-Calvo. Y asi, cuando al acabar la tesis me encontré en Madrid haciendo la mili (sí, un poco de paradoja, aquí) en la Marina Española, localizé la Tertulia Politica de Agustín y comenzé a aprovechar algún miercoles en el Ateneo. Un año despues volvería a la Capital de la Esencia y Potencia, esta vez para trabajar en Teléfonica, y pasé a ser asiduo.

La tertulia esta se puede decir que nació hace muchos años, en los sesenta, en la calle Desengaño, a partir del famoso Mayo del 68, que como todos sabeis fué en 1965. Hoy en dia, con Agustín ya bastante malito y con dificultades para acudir, prosigue en el Ateneo de Madrid, en la calle Prado, a las ocho y media los miercoles. La entrada es libre… esto es, los del Ateneo ultimamente se empeñaban en cobrar un euro por cada no socio que entraba, pero se quedo en algo más bien voluntario, entendiendo que llevamos muchos años desgastandoles el local 🙂 

Durante el 15m no hubo tal desgaste, porque la tertulia se movió, naturalmente, a la puerta del Sol; podeis encontrar grabaciones de esas charlas bajo el título “La alegria de lo inesperado”, ahi en youtube.

Las tertulias me impresionaron bastante. La partícula “NO” y la cuestión de la negación. Yo ya era del “Tertium datur”, a traves de las lógicas cuánticas y de otras no-clásicas, sobre todo aprendidas del libro de Helena Rasiowa.  Y me pareció maravilloso llegar a estos mismos resquicios a partir de estudio del lenguaje. La cuestión de convertir la negación en afirmación, a base de pegar la particula a la palabra (a- o in-) y entonces simular que hemos sido capaces de examinar un conjunto infinito… no solo encajaba son estas lógicas, sino que me recordaba también a todo aquello que se había descubierto sobre el axioma de elección.

Y naturalmente, descubrí a Lucrecio, que Agustín habia traducido y editado en bilingüe hace tiempo. En la tertulia se utilizaba como narrativa Cientifica, bajo un argumento bastante valido: que puestos a comentar sobre el uso (político, social) de textos de Divulgación Cientifica, como los que nos venden ahora a toneladas, mejor utilizar uno en la que muchos de los oyentes entendian el vocabulario y lo habian estudiado, que utilizar el último de Green o de Penrose o de quién estuviera de moda ese año. Y a diferencia de otros textos, este de Lucrecio tenia continuidad con nuestra Ciencia moderna.

Y sí, se hablaba de politica. Y de la Realidad,  y del lenguaje, y de como estamos constituidos, y todas estas cosas. Son temas para dejarse hablar, que no se si pueden ir apareciendo por sorpresa en un blog, aquí o alla. De momento no voy a poner categoría de política.

Leave a Reply / Añade un comentario:

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.